GHFS jun2008 25prc

3 September 2013

The Sanctuary for Whales and Dolphins in Uruguay is approved! This was achieved with an absolute majority of votes in the Parliament of Uruguay. Below the whole story in Spanish. Congratulations to our friends in Uruguay!

Uruguay

 

EL SANTUARIO DE URUGUAY ES UNA REALIDAD!!

POR MAYORÍA ABSOLUTA EL PARLAMENTO URUGUAYO APRUEBA EL SANTUARIO

El pasado martes 03 de septiembre, todas las aguas territoriales y su Zona Económica Exclusiva de Uruguay, fueron declaradas Santuario para Ballenas y Delfines, por 62 votos en 62 en el Parlamento uruguayo.

“Esta ley es un precedente histórico en muchos sentidos, primero porque pocas veces se logra total unanimidad en el Parlamento, y esto marca un camino político unánime y, de aquí en más condicionará a todos los proyectos que se pretendan en aguas uruguayas”, comentaba en sala el presidente de la comisión de medio ambiente, Gerardo Amarilla. Y agregó: “que luego no vengan por intereses económicos a querer imponer ningún desarrollo contaminante”.

Luego de varios años de iniciada la campaña por la Organización Conservación de Cetáceos/ OCC, se concretó junto a los escolares que en conjunto impulsaron la propuesta, llevando ellos mismos a la comisión de medio ambiente, los argumentos por los que solicitaban enfáticamente un Santuario para proteger ballenas y delfines amenazados. A su vez, ejercitaron su plena ciudadanía utilizando  su derecho como tales en el Poder Ejecutivo y Legislativo.

“Es una enorme alegría, satisfacción y un gran orgullo para el país, estar entre los poco países en el mundo que poseen Santuarios! Mientras por otro lado quieren desarrollar proyectos contaminantes de minería a cielo abierto, esta ley refleja que hay un interés unánime en la protección de las ballenas y delfines y, de su hábitat, y que falta mucho trabajo de la sociedad civil en los ámbitos parlamentarios”, declaraba el director de OCC Rodrigo García.

 Hubo varios escollos que previamente la OCC tuvo que sortear para que no haya oposición, referidos a asuntos pesqueros, los intereses para la búsqueda de gas y petróleo, el inminente puerto de aguas profundas, entre otros. En cada caso, se tuvieron entrevistas con las máximas autoridades afín de presentar los argumentos del Santuario, que fueron proactivos, propositivos y preventivos.

Uno de los más singulares, que la OCC tuvo que trabajar, fue la inadecuada interpretación cultural sobre si el Santuario se refería a alguna figura religiosa, o que se iba a construir alguna obra física en el mar.

La ley consta de apenas 3 artículos que refuerzan las leyes existentes en nuestro país referida a la protección de cetáceos. La superficie total abarca una extensión de 132.286 km². En comparación con la superficie terrestre, podríamos afirmar que Uruguay es mitad Santuario de Ballenas (176.215 km² de superficie terrestre).

INFORMACIÓN ADICIONAL

El padrino de la campaña Carlos Páez Vilaró dijo estar muy complacido de poder apoyar la conservación de estos animales que toda su vida admiró desde Punta Ballena, asimismo Agó Páez, la artista y gran amiga de la OCC.

Eduardo Galeano dedicó un poema sobre el “Santuario de la Vida”, que ilustra la significancia de los océanos y como nos vería a los seres humanos, quien también envió sus saludos gratificantes.

El Santuario permitirá preservar las especies amenazadas de Ballenas y Delfines que en forma temporal o permanente surcan nuestras aguas, integrando lainvestigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, laeducación y sensibilización ambiental. Se trata de un proyecto que posiciona y jerarquiza al país a nivel regional e internacional (son solamente 6 los Santuarios en Latinoamérica).

El proyecto está en total concordancia con la postura país en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) donde Uruguay co-patrocina el Santuario para el Atlántico Sur.

 El Santuario es de enorme utilidad para sensibilizar y promover la protección de cetáceos amenazados que habitan nuestras aguas, mediante la prevención de diversas amenazas: colisiones letales de mega-buques con ballenas[1] (n=9 ballenas en 9 años), contaminación química y sonora en nuestras aguas, entre otros.

A partir de su aprobación, se pretende minimizar y prevenir impactos ocasionados por colisiones, enmalles, contaminación química, sonora y polución. Queda definitivamente impedida la cacería, incluso con fines científicos, tal como estipula el decreto 238/998.

Los Santuarios Marinos son una figura reconocida a nivel internacional, en lo que respecta a conservación de hábitat y especies. Cada vez son más los países que la adoptan, otorgándoles un reconocido estatus en lo que a esta temática refiere. Solamente en América, existen 21 santuarios: 15 en América del Norte y 6 en Latinoamérica (Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y República Dominicana).      

Los Santuarios Marinos no se contraponen con la laicidad establecida por los países como estados soberanos, sin relacionarse en absoluto con ningún aspecto religioso o eclesiástico.

En la reciente participación de Uruguay en la CBI, representado por la Cancillería y OCC como sociedad civil (Panamá julio 2012), el país se sumó como co-patrocinador a la propuesta presentada por Brasil, Argentina y Sudáfrica para la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur (donde no se incluyen aguas jurisdiccionales o ZEE), faltando apenas cuatro votos para su aprobación.

La figura del Santuario no se contrapone ni obstaculiza proyectos de desarrollo costero marino, sino que sugiere y promueve medidas de prevención y mitigación de posibles efectos negativos que pudiesen derivar de éstos. En concreto, contribuye a que los proyectos de desarrollo costero marino puedan ser realizados, minimizando al máximo impactos en perjuicio del ambiente de los cetáceos.

Jerarquización e imagen país

En la actualidad, los países que cuentan con Santuarios Marinos en sus aguas jurisdiccionales, tienen una imagen jerarquizada a nivel nacional y principalmente internacional, colocándolos a la vanguardia en la conservación de las ballenas y delfines, especies tan importantes y emblemáticas a nivel mundial. Esto constituye una forma muy exitosa de atraer mayor turismo para la observación de cetáceos, que en general es de alto poder adquisitivo, con un perfil de turismo filantrópico, de un importante nivel de conciencia y experiencia.

Ballena “Mercosureña” y Santuarios hermanos

Desde el año 1999, se reúnen los representantes de distintos segmentos institucionales de Argentina, Brasil, Uruguay y Chile, científicos, legisladores, empresarios y otros interesados en la valoración y protección de la Ballena Franca Austral como especie amenazada (“Carta de Imbituba”, 2000); debido al gran interés ecológico, científico, histórico, cultural, educativo y económico, este último representado por el creciente turismo de observación de ballenas. La creación de un Santuario en aguas uruguayas, podría propiciar la creación de un Santuario Hermano al de Brasil con el fin de conservar la ruta migratoria de la Ballena Franca Austral declarada en el año 2000 “Ballena del Mercosur” (Comisión Parlamentaria). Lo anterior se basa en los ejemplos del Atlántico Norte con la creación de Santuarios Hermanos entre Las Bermudas, Estados Unidos, República Dominicana y las Antillas Francesas, concepto adoptado por el Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente PNUMA. [2]  

En el 2002, a partir de la iniciativa de los escolares de Maldonado este proyecto dio su primer paso: las autoridades locales declararon a la Bahía de Maldonado Santuario de Ballenas. Desde entonces, la OCC continuó profundizando y perfeccionando la propuesta, con la meta de extender el Santuario a todas las aguas uruguayas, con aval de las máximas autoridades competentes, de niños y jóvenes y de la sociedad civil de Latinoamérica. La creación del Santuario posibilitará reconocer y crear conciencia colectiva acerca de la presencia de diversas especies de cetáceos en nuestras aguas, preservar su hábitat, a la vez patrimonio natural y el medio ambiente social, histórico y cultural. Permitirá además fomentar la investigación científica del vastísimo ecosistema marino y posicionar a nuestro país a nivel mundial como protector y defensor de su soberanía, a través de la preservación de su patrimonio natural.